Feliz Navidad de un Abogado

Reserva legal:

Por favor, acepten
mis deseos sin que ello necesariamente implique obligación ni compromiso alguno,
implícito ni explícito.

Los deseos de Feliz Navidad que envío no implican
ni deben ser entendidos como proselitismo religioso, siendo cada uno de los que
reciban este saludo absolutamente libres de disfrutar dicha fecha bajo las
prácticas y tradiciones de la religión que profese, o bajo las prácticas
seculares que desee, o bajo la religión o prácticas seculares de otros o, a su
opción, no realizar practica religiosa o secular alguna.

Los deseos de
felicidad y prosperidad para el Año Nuevo se hacen asumiendo el calendario
generalmente aceptado en el hemisferio Occidental, pero no implican el
desconocimiento de la existencia de otros calendarios ni de las culturas que los
sustentan, las cuales desde los tiempos prehispánicos han hecho grande a nuestro
país (lo que no implica necesariamente que nuestro país sea más grande que otros
países de la región o de otros lados del mundo, lo que digo particularmente por
nuestros compañeros Argentinos, Bolivianos, norteamericanos y Noruegos.

La indicación de dichos países ha sido hecha por orden alfabético y no
implica preferencia o animadversión alguna. La expresión Norteamericanos no
importa el desconocimiento de varios países en Norteamérica).

El presente saludo se hace sin distinción, exclusión o preferencia
basadas en motivos de raza, color, sexo, edad, estado civil, sindicación,
religión, opinión política, nacionalidad, ascendencia nacional u origen social,
ni ninguna otra consideración que pueda ser entendida como atentatoria o
discriminatoria.

Aceptando este saludo, se aceptarán también en forma
indivisible los términos del mismo. En todo caso, este saludo está sujeto a
clarificación o incluso retiro ipso iure por parte del suscrito, sea total o
parcial, sin notificación o aviso previo alguno. Asimismo, este saludo es
libremente transferible, siempre que no se altere su texto original y en todo
caso, sin responsabilidad ulterior alguna para el suscrito. Del mismo modo, este
saludo no implica compromiso ni obligación alguna del suscrito en orden a

implementar o coadyuvar en la concreción de los deseos que cada cual pueda
tener, ni pueden ser entendido como forma de participación, inducción o
encubrimiento, en caso de que alguien tenga deseos contrarios o prohibidos por
la ley y éstos se concreten.

Este saludo tendrá la duración de un año y
no será renovable, por lo que se extinguirá de pleno derecho en la Navidad del
año 2006. Asimismo, no implica garantía alguna de que los deseos y parabienes
efectivamente se cumplan, dejando en claro que las felicidades pasadas son
oscilantes, por lo que nada garantiza que éstas vuelvan a repetirse hacia el
futuro.

P.D. Me llego por correo.