Recientemente platicaba con algunos amigos sobre la dramática experiencia que es que se te suba el muerto, que en lenguaje para los no mexicanos es cuando tu despiertas y no puedes mover tu cuerpo, escuchas, ves palpas pero no puedes moverte ni hablar, para uno de ellos que nos “exhortaba” enfáticamente esta no era otra cosa que un ataque espiritual ocasionado por algo que íbamos a hacer que le pegaba al enemigo, o porque habíamos abierto una puerta, o por cualquier cosa.

puertaoc2.jpg

Si algo e notado es que con el paso del tiempo esta experiencia es cada vez menos común en mi vida, bajo la óptica de los ataques espirituales me había puesto a analizar si coincidía con mis periodos de mayor espiritualidad o por el contrario si coincidía con los periodos de menor espiritualidad, así que sin intención de hacer una tesis doctoral del asunto me puse a tomar nota de este tipo de experiencias y después de algunos años donde fui de las alturas espirituales a lo mas bajo debido a una crisis eclesial por la que pase, pasando de ella y remontando nuevamente ahora después de ver una nota en meneame me pongo a hacer una recapitulación del asunto.

No encontré ninguna concordancia, ni como para poder decir que se incrementaban conforme mi espiritualidad se incrementaba y poder decir que eran ataques.

O para decir que se incrementaron conforme mi espiritualidad menguaba para poder decir que fueron puertas abiertas. así que; que puedo decir? que es una de las partes de la guerra espiritual? pues no, note si que se incrementaba cuando dormía mucho o cuando tomaba siestas cosa que casi nunca hago.

De echo según la wikipedia esto tiene una explicación científica.

http://es.wikipedia.org/wiki/Catalepsia_Proyectiva

Catalepsia Proyectiva

En proyecciología, la catalepsia proyectiva es un fenómeno natural, transitorio y benigno del ser humano caracterizado por la rigidez de los miembros, insensibilidad, respiración lenta e imposibilidad temporaria de mover el cuerpo. Es también conocida en la medicina como parálisis del sueño.

Esta consciencia puede ser muy perturbadora, pues el individuo se depara consigo mismo completamente paralizado, incapaz de mover los miembros. La mente aún está pasando por un período de transición entre el estado del sueño y el estado de vigilia (o viceversa) y a esa altura pueden surgir alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas: presencia de una persona, oír voces o sonidos, sensación de fluctuación o de salir del propio cuerpo, imágenes de personas, visualizaciones de objetos, sensación de ver alrededor incluso teniendo los ojos cerrados, etc. Tanto las alucinaciones como la catalepsia proyectiva son inofensivas, existiendo quienes aprovechen esta fase para inducir sueños lúcidos o alucinaciones agradables.

Al final de algún tiempo – por lo general, algunos segundos – la parálisis para y el cuerpo readquiere capacidad de moverse nuevamente. Uno de los consejos más usuales es quedarse quieto respirando lentamente y esperar que pase. Mientras se concentra en la respiración, la mente divaga y cuando menos espera el cuerpo deja de estar paralizado. Puede intentar mover un dedo y lentamente mover el resto de la mano, del brazo, etc., hasta que todo el cuerpo se mueva. Otra técnica popular es pestañear varias veces, o cerrar los ojos haciendo un poco de esfuerzo. De cualquier modo, el cuerpo terminará por “desactivar” la parálisis.

Se supone, por la proyecciología, que la catalepsia proyectiva tiene como causa la imposibilidad temporal de comunicación entre el mentalsoma y las áreas corticales del cerebro

No niego que la experiencia pueda llegar a ser traumática y que incluso uno puedan verse chamuchos por allí dando vueltas cuando esto nos pasa, pero esto tal como lo explica la wikipedia, no es mas que un fenómeno natural donde el cerebro cree que esta despierto, pero en realidad aun esta dormido (por explicarlo de algún modo).

De que algunas veces sean ataques espirituales, pues puede que si, puede que no, no lo descarto ni afirmo, pero creo que si es bueno saber lo que nos pasa en esos momentos para no querer darle mas poder al diablo atribuyéndole fenómenos que son parte de nuestro cuerpo y no un ataque de las huestes espirituales porque están enojados por la próxima campaña evangelistica que harán en tu iglesia; O por la “puerta abierta” que dejaste cuando viste la ultima película de chuky o scary movie.

No le deseo a nadie este tipo de experiencias, pero por lo que veo la mayoría de nosotros las seguiremos experimentando irremediablemente ya que forma parte de nuestra propia naturaleza.

Etiquetas: , , , , ,