El dilema de “esperar en Dios”

Recientemente me entere de una pagina vía meneme donde hay fotos de una familia durante un lapso de 30 años.

Puedes ver como una pareja joven de aproximadamente unos 30 años se convierte en una pareja de pre-ancianos en un lapso de 30 años y como poco a poco los hijos van apareciendo y se convierten de bebes en unos hombres.

Saco esto a colación porque después de ver estas imágenes no pude evitar recordar la famosa frase espiritual esa de “esperar en Dios” que ha atado a tanta gente a no pasar al siguiente nivel. El siguiente nivel en su trabajo, en su relación, en el dejar de ser soltero y pasar a ser novio, o esposo(a), en el dejar ese trabajo y empezar a ser un auto empleado, en el dejar una situación, etapa o circunstancia para pasar al siguiente paso en su vida.

Esperar en Dios es una frase espiritual, evidentemente, pero desgraciadamente existen muchas interpretaciones de la misma, por ejemplo algunos plantean que hay que esperar en Dios y no buscar una pareja, tristemente debo decir que algunos de mis amigos aun siguen “esperando en Dios” por esa pareja, han pasado de los 20 a los 30 y algunos ya cruzaron los 40 “esperando en Dios”, porque si sales y la buscas, ya sea la pareja o alguna oportunidad, si dejas ese estatus quo por pasar al siguiente escalón es dicen ellos “como querer ayudarle a Dios” y como ellos dicen “Dios tiene todo en control, el se encargara de poner todas las cosas en línea para que salga todo sin forzarlo”. Sobra decir que ellos mismos siguen “esperando en Dios”. Digo esto con mucha tristeza porque no le deseo el mal a nadie y menos a ellos que son mis amigos.

somatela.jpg

Yo mismo alguna vez pase por eso y “esperaba en Dios” por una pareja, un trabajo, un carro, una casa y muchas cosas mas. Con el tiempo me di cuenta primero por experimentación después por convicción que esa ideología espiritualista es errónea y ata a las personas, las ata a no dar el siguiente paso a no pasar al siguiente nivel a quedarse sentados “esperando en Dios”.

Si bien es cierto que debemos ser pacientes y darle a cada cosa su justo tiempo y Esperar en Dios, esto no implica no hacer nada, por ejemplo cuando se nos predica o enseña sobre esperar en Dios casi siempre se nos pone el caso de Abraham que espero en Dios la promesa de un hijo, les digo que aun Abraham debía de estar haciendo su tarea porque si no ese hijo no iba a llegar, y aun esperando en algún momento fue impaciente, si no díganme ustedes de donde nació Ismael?

Otro ejemplo es el de José (el soñador), pero no olvidemos que José iba a Dios orando y con el mazo dando, vemos eso cuando llego a ser el principal de la casa de potifar, el principal de la cárcel después del carcelero y cuando buscando una oportunidad o si quieres un termino mas espiritual un canal de bendición, le pidió al copero del rey que se acordara de el.

Podríamos buscar miles de casos de gente que tubo que esperar en Dios, pero alómenos todos los casos que recuerdo ahora actuaron con lo que tenían en sus manos o como decimos los mexicanos “a Dios orando y con el mazo dando”.

El crecimiento y desarrollo, ya sea espiritual, material, personal, sentimental o en cualquier área de la vida rara vez viene por osmosis, uno tiene que buscar prepararse, actuar, procurar, aprender… Ponle el verbo que quieras.

Puedes quedarte allí “esperando en Dios” esperando a que aparezca ese príncipe o princesa azul, a que llegue ese asenso a que alguien te regale un carro o una casa, o puedes empezar sembrando tu Fe en la acción que sea necesaria para subir ese escalón que te toca en tu crecimiento.

Porque como en el caso de Diego y Susy (los de las fotos) si ellos se hubieran quedando “esperando en Dios”, difícilmente habrían logrado formar la familia que de la ahora que son parte.

recuerdos-de-unanoche.jpg Rito Cristiano para liverar de la mala suerte...

P.D. El tiempo no perdona… Refrán popular mexicano.