Entre tu y Dios

Entre tu y Dios
no hay nada personal,
Es solo el corazón que desayuna
come y cena del Señor.

En la oración de la mañana,
en el culto de la semana,
que muchas veces me emociona
y otras tantas…me disciplina.

Entre tu y Dios…
no hay nada personal,
sin embargo oro entre mis fuerzas
soñando con tu unción;
vives aquí en mi sentimiento
me ocupaste el pensamiento,
quizás te adore y te ore, mas no hay nada personal…

Aunque me inventes los detalles
y te encuentre en cada calle,
yo te juro…que no hay nada personal!
Sacas a flote mis tragedias…
Oro y de repente las remedias!
ME HACES LOCO, ME HACES TRIZAS
Me haces como el alfarero al barro…

Y así en los dos…
(así en los dos)
No hay nada personal
(no hay nada personal)
te llevo en cada gota de mi sangre
y en el paso de mi andar.
No necesito penitencia,
ni antes de dormir hincarme
Es que en nosotros….
Ya no hay nada…..
personal…….

Redentor: Roberto Adán Santibáñez Sánchez
———————-
Original:
Entre tu y Yo
Armando Manzanero