El intercambio Equivalente

Hablando del evangelio en lenguaje que la gente pueda entender hace tiempo escribí esto que podría definirse como evangelio para otakus o frikis, no porque sea otro evangelio, sino por qué esta escrito en una parábola que estos pueden entender, habia desistido de publicarlo, pero despues de todo no puedo escribir mucho asi como ando y realmente no me gustaria dejar esto en el tintero mas tiempo…

En días pasados gracias a las facilidades que brindan Internet y paginas como stage6.com pude ver algunas series de anime que no han llegado y nunca llegaran a México, una de las que mas llamo la atención es la de Full Metal Alquemist (FMA) en español “El alquimista de Acero” o “El Alquimista de Metal”.

La serie trata sobre una realidad paralela a la nuestra, que se desarrollaría aproximadamente por el 1910 de nuestra era, trata como su nombre lo indica sobre la alquimia, ya que en esta realidad paralela que nos plantea el anime la alquimia es una ciencia real y fructífera, es de echo la base de la economía de el universo de esta serie.

Pensar en la alquimia como una ciencia nos parece descabellada a personas que vivimos en este siglo rodeados por la conectividad, los celulares, el Internet, etc.… Pero en la edad media era una ciencia para la gente de esa época, de hecho científicos reconocidos como Isaac Newton dedicaron tiempo considerable al estudio de la alquimia.

La alquimia se basa en la transmutación de la materia, es decir en el cambio de una materia en otra, esta protociencia es famosa por su intento de transformar cualquier elemento en oro, para lo cual se requería supuestamente de la piedra filosofal. Sobra decir que la alquimia de nuestro mundo jamás logro su objetivo.

La alquimia de la serie (recordemos que es ficción) plantea un mundo donde logro desarrollarse a plenitud y ser de echo la ciencia en la cual se basa el mundo.

En el video de inicio se escucha la siguiente frase: “Para obtener algo es necesario sacrificar algo de igual valor, este es el principio que rige la alquimia, el intercambio equivalente”.

Los protagonistas de la serie son los hermanos Elric, Eduard y Alphonse, mismos que perdieron a su madre cuando niños y deciden estudiar alquimia con la intención de revivirla, dentro de su universo, resucitar a alguien se llama transmutación humana y esta prohibido. En el intento por transmutar a su madre ambos salen lastimados, Eduard pierde su brazo derecho y pierna izquierda y Alphonse pierde su cuerpo, Eduard “fija” el alma de su hermano a una armadura para que pueda seguir viviendo en el mundo aun sin su cuerpo, Eduard recibe implantes biónicos de los miembros que había perdido, (dentro de el anime se llaman automail).

Así comienza esta historia donde ambos en el intento por recuperar sus cuerpos van madurando creciendo y aprendiendo, llegando el mayor incluso a tener el titulo de “alquimista nacional”, que es el grado de alquimia más alto dentro de la serie.

A lo largo de su aventura se dan cuenta que para lograrlo necesitan la piedra filosofal, misma que da poderes alquímicos casi ilimitados a quien la posea y que para conseguirla hay que pagar un precio muy alto, la vida de tantas personas como una ciudad (Intercambio Equivalente), precio que ellos no están dispuestos a pagar.

Esto aunque ficción no es tan distinto a la realidad que nos toco vivir, porque a diferencia de la serie nadie perdió su cuerpo como Alphonse Elric, pero si hubo alguien que perdió debido a la desobediencia su estado original, y el haberlo perdido le impide alcanzar su plenitud, pero lo mas interesante es que este estado incompleto no solo lo perdió el sino que lo transmitió a sus generaciones posteriores, mismas que han tenido que cargaron con este estigma y sin tener a la mano la posibilidad de pagar el precio para recuperarlo, sin poder llevar acabo esa transmutación por carecer de algo que pueda ser suficiente para hacer un intercambio equivalente.

Esta persona fue Adán y la raza humana su descendencia ha heredado esta naturaleza incompleta la cual le impide alcanzar su máximo potencial, y mas aun, le impide vivir eternamente tal como fue en un principio.

Pero hubo alguien que pago el precio, que cumplió el intercambio equivalente por toda la raza humana, para que esta se pudiera transmutar a su estado original y vivir en plenitud eternamente.

Esta persona que pago el precio y cumplió el intercambio equivalente, dio su vida para que tu pudieras vivir y experimentar esa plenitud y esa eternidad a su lado. Jesús fue quien pago ese precio, lo único que tienes que hacer es aceptar el intercambio equivalente y pedirle que lleve acabo esa transmutacion en ti, para llevarte de nuevo a ese estado original que tenia el ser humano, darle tu vida para que el pueda levantarla en ti esa vida que desde el principio fue pensada a ser.

P.D. Imagenes tomadas de imageshack…