La Triste Historia de Ramon Jacinto

Ramón Jacinto fue a la iglesia como cada domingo desde que tiene 20 años, pero su semblante no es el mismo, ahora esta triste y cabizbajo, tiene en su mirada una soledad que impregna a quien lo mira, así ha sido su vida desde los últimos dos meses, día en que su sueño, aquel por el cual, creyó y espero toda su vida, se vio truncado para irse al pozo del olvido.

laboda-2.jpg

A la tierna edad de 20 años tubo una decepción amorosa, fue en ese momento cuando el decidió no buscar mas, y esperar a que Dios le enviara a su ayuda idónea a su predestinada, aquella con quien compartiría el resto de sus días, el se aferro a esa idea con tal fuerza que nadie dudo que fuera de Dios, se veía tan seguro con tanta Fe, hasta ni les sorprendió que el a lo largo de su vida rechazara a quien le hiciera la mas mínima insinuación o a la legión de chicas que sus amigos le presentaron a lo largo de su vida, el se empeño en decir, que si era de Dios, el se la enviaría, les decía siempre “Dios tiene algo mejor para mi”. Así paso el tiempo pasaron los años, cuando su vida se enfilaba en los 40 todo empezaron a pensar que exageraba pues nunca había una lo suficientemente buena para el siempre había un pelo en la sopa, algo por lo cual el la descartaba y cuando aparecía alguien que le llenaba el corazón y el ojo, el simplemente no hacia nada, se sentaba a esperar a que Dios hiciera algo, pero aun así respetaron su decisión, después de todo sonaba tan convencido y tan espiritual que bueno, era difícil dudar de lo que el creía.

El tiempo paso e hizo de las suyas, a los 65 años ya las chicas que había conocido en su juventud eran viudas y casarse con una de ellas era poca cosa para el puesto que el se había guardado tantos años, el merecía “algo mejor”, algo especial por todo este tiempo de haberse guardado, contra todos los pronósticos, un día por azares del destino a sus 70 años le propuso no noviazgo sino matrimonio a una chica que ni a los 30 llegaba, pero que le llenaba completamente el ojo, esa vez venció todos sus prejuicios y rompió sus esquemas al proponerle matrimonio sin esperar una señal del cielo, la chica sin meditar las cosas acepto, se hicieron los preparativos, se armaron los grupos y se preparo el banquete, todo estaba preparado, pero un día antes, la chica abdico, dijo que no se casaría con el jamás y desde entonces nadie la volvió a ver por la iglesia.

recuerdos-de-unanoche.jpg

La historia de Ramón Jacinto aunque puede parecerte exagerada es verídica, alteramos el nombre para no lastimar a Jacinto, pero esto nos deja una enseñanza muy dura, el tiempo pasa y acaba con todo a su paso, el tiempo que tienes para ejercer tus dones y talentos es tiempo contado.

Tal vez al igual que jacinto tu no los ejerzas porque piensas que las oportunidades que se te presentan no son tan buenas para tu vida, porque piensas que te mereces algo mejor después de todo eres un hijo de Dios, pero te tengo una palabra, El que es fiel en lo poco en lo mucho será puesto.

En el caso de Jacinto no podemos decir que por andar con una chica que no le gustase Dios le daría una que le gustase mucho solo por ser fiel en lo poco, pero si que el podía si el hubiera querido hacer de ese matrimonio con una chica no tan perfecta el matrimonio idóneo e ideal.

the_prosperity_way_by_rubioq.jpg

Tal vez al igual que Jacinto cuando una oportunidad realmente grande se te presenta te haces a un lado esperando una señal de Dios que te diga que es de el, pero te tengo una noticia, una puerta abierta es una Señal.

El tiempo pasa y aunque ahora dices soy joven, este no perdona, Dios tiene sus tiempos y Dios quiere que le sirvas a esta edad que es en la cual vives en tu plenitud, puedes pasarte la vida soñando con la oportunidad indicada o esperando a que sea “el tiempo de Dios”, no dudo ni tantito que sea de este momento en que debes ejercer tus dones y talentos tal vez no sea el mejor momento ni la época en que mejor los desarrolles a plenitud, pero si el momento en que debes de ejercerlos porque de este tiempo se te va a demandar en lo futuro.