Una vida llena de Cambios

Una vida llena de Cambios
Por: Leonel Rubio

El cambio es inexorable e indetenible, lo raro seria que no hubiera cambios.

Lamentablemente para nuestro pesar, el cambio no siempre se produce en la dirección que nosotros esperamos queremos o deseamos.

No obstante el cambio esta allí, pero no estático sino en movimiento, se desarrolla y se produce.
Transforma nuestra realidad y de este modo tiene repercusión en lo que nosotros somos, queremos hacemos y sentimos.

Como niña mimada hace lo que quiere, nosotros por medio de nuestras decisiones, acciones e inacciones tratamos de alterar sus designios.

Muchas vemos como uno a uno de nuestros anhelos se va alejando de nuestra vida y nos dicen adiós en la distancia.

Aun así hay ocasiones donde obtenemos una victoria que parece indiscutible pero al voltear atrás observamos que fue pirrica al ver lo que dejamos en el camino.

No obstante no siempre lo logramos, a veces tenemos una victoria completa y obtenemos lo que esperamos.
Cuando el cambio trae a nuestra vida lo que esperamos y queremos le llamamos éxito, cuando trae lo que tememos y no deseamos le llamamos fracaso.

De este modo el tiempo, la casualidad, la decisión y las acciones producen mediante el cambio un híbrido al que llamamos éxito o fracaso según si nos gusta o no.

Muchas veces volteamos atrás y vemos los resultados del cambio en nuestras vidas y si nos gusto decimos que hemos crecido o tenemos éxito.

Si al voltear lo que vemos nos desagrada nos sentimos frustrados fracasados infelices y queremos regresar a producir cambios distintos a los que se dieron.

Pero muy en contra de lo que la publicidad secular o cristiana te diga sobre si eres alguien exitoso o fracasado no lo eres por los resultados del cambio.

Esa cadena de eventos inesperados a la que llamamos cambio que produce éxitos y fracasos junto con ellos va dejando en nosotros un residuo que llamaremos madurez.

Pero el resultado o cantidad de madures que produce cada cambio es indistinto de la cantidad de éxito o fracaso que nos deje, depende mas de nosotros.

Ante éxitos siempre vendrá una sensación de felicidad, saciedad y tranquilidad, tal vez hasta de altivez sobre los que consideremos que han fracasado.

Ante el fracaso nos sentiremos tristes, solos, engañados, estaremos pensando en el típico “si hubiera”, ante este panorama tal vez terminemos extinguiéndonos y algunos hasta abandonando la Fe.

La actitud que tomemos ante estos cambios sean buenos, malos, éxitos, fracasos, triste s o alegres será lo que terminara determinando lo que en realidad somos y por consecuencia la madures acomunada en cada cambio.
Si somos unos personajes exitosos llenos de paja y papel, unos fracasados llenos de oro y plata o viceversa lo dirá nuestra actitud y acciones ante esos cambios.

“Existen dos elecciones diametralmente opuestas sobre como ver la vida, como una carga o como un reto, independientemente de la que elijas, ninguna te hará salir vivo de ella. Más será la diferencia entre vivir o estar muerto en vida” -. Leonel Rubio

Pilón:
El mundo esta cambiando, lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire, mucho de lo que era se ha perdido, pero nadie vive que lo recuerde.
– Farngorn (El Señor de los Anillos)