Leyes de Murphy Aplicadas a la Vida en la Iglesia

Por: Edward A. Murphy Jr.
Comentarios por: Leonel Rubio

2588_78848811577_689211577_2838376_1130043_n

Inagen tomada de la Wikipedia.
1. Si algo puede salir mal, saldrá mal.
Los riesgos existen, hay algunos que podrás evitar y prever HASLO, otros no.

2. Todo lleva más tiempo del que usted piensa.
Deja de pensar en el éxito HOY, en la prosperidad HOY, en las bendiciones HOY, en construir el mega templo HOY, en ser el mejor misionero HOY, en tener el mejor grupo de alabanza HOY, dale a cada cosa su tiempo, planea organiza (se un buen mayordomo) y ordena las cosas de modo que en un tiempo adecuado obtengas ese resultado que buscas.

3. Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
Espera lo mejor PERO prepárate en la medida de lo posible para lo peor.

4. Si usted intuye que hay cuatro posibilidades de que una gestión vaya mal y las evita, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
Déjate sorprender por Dios, estate atento a las acechanzas del enemigo, y acepta que hay errores humanos con los que no cuentas.

5. Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor.
No hagas las cosas al hay se va, ni digas “canto de la patada, pero es para el Señor” o “no vengo preparado pero lo hago con mucho amor”, si te toca hacer algo en la iglesia, prepárate para ello busca hacer lo mejor.

6. En cuanto se ponga a hacer algo, se dará cuenta de que hay otra cosa que debería haber hecho antes.
Sin palabras.

7. Cualquier solución entraña nuevos problemas.
No existen las panaceas ni soluciones mágicas, asume los riesgos, problemas y consecuencias de tus decisiones por solucionar algo (o por no hacerlo).

8. Es inútil hacer algo a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos.
Aunque hayas previsto riesgos o tenido muchísima FE en que todo saldrá bien y “declarado que todo saldrá bien”, siempre podrá ocurrir algún error humano que haga fracasar algo o por lo menos te haga sentir tonto por no haber alcanzado el nivel de “excelencia” esperado (se da mas con gente que trabaja por amor al arte).

9. La naturaleza siempre está de parte de la imperfección oculta.
Revisa las condiciones climatologías de ese día que planeas el GRAN evento al aire libre, no sea que Dios este planeando enviar lluvia para evitar sequías y te halles peleando contra el creador “declarando día soleado” o algo por el estilo.