La Gran Profecía del Gran Mega Giga Tera Predicador

Era un día cualquiera en un congreso cualquiera, en una iglesia cualquiera, me paso obviamente en una iglesia en particular y en un congreso en particular, pero no dudo ni tantito que haya pasado antes o después en algún otro evento o en alguna u otra iglesia, de la boca de uno u otro predicador.

Los ánimos estaban en su apogeo y la gente se sentía en las cúspides espirituales, el predicador repartió dones, talentos, ministerios y promesas de riquezas casi ilimitadas a diestra y siniestra, todos estábamos felices y extasiados, llevados por una vorágine de sensaciones humanas, espiritualistas y sentimentales, que producían una sensación que rayaba en lo espiritual, tal vez por eso nadie o casi nadie de los presentes pusimos en duda en ese momento que todo lo que vivíamos venia de Dios.

El evento era caldo de cultivo para las manifestaciones de fervor mas extrañas que llegue a ver, unos reían por un lado u otro imparablemente, otros mas gritaban extasiados como viendo al creador a lo lejos, algunos mas caíamos por distintas razones, algunas las entendíamos otras no, sobre si esto era producido por el creador o por la mente humana es algo que no discutiré aquí, creo que cada caso fue particular y hubo quienes tocados por el creador lloraron o rieron extasiados, otros mas lo hicieron solo por no pasar desapercibidos o influidos por lo que veían, como esas veces en que alguien a tu lado bosteza y te da por hacer lo mismo, pero bueno, de eso no pensaba hablar ahora, tal vez mas adelante…

En medio de todo ese caldo de cultivo para emociones espirituales, espiritualistas y hasta humanas, se lanzaban a diestra y siniestra profecías, unos recibían promesas de una vida dichosa, aunque como dijo el buen séneca hace algunos siglos (nadie sabe en que consiste), otros de una vida llena de riquezas, dinero, millones y lujos al por mayor… eso si, todo eso no era para el deleite carnal del bendecido, sino para que este bendijera a la iglesia y de pasara “testificara” todo lo bueno que Dios había sido con el por ofrendar, sembrar, y dar esperando recibir en la tierra un galardón monetario.

Otros mas recibían promesas de ministerios exitosos, de ser el próximo Gran Mega Giga Tera Predicador/Apóstol/Profeta que vendría a salvar millones y millones de perdidos a este mundo, saldría televisado en las principales cadenas de TV Cristianas y hasta seculares, de pasada llevándose una muy buena dosis de fama, dinero y mas cosas (como dice el himno, Salud, Dinero y Unción).

Así cada cual recibía una “profecía” de acuerdo a los deseos mas profundos de su corazón, desde los mas “espirituales” que querían un ministerio exitosisimo, los mas “altruistas” que deseaban millones para ofrendarlos a la iglesia y hasta los mas románticos que esperaban el visto bueno para andar con fulanito o fulanita.

Pero esto no era sufriente, se estaban lanzando profecías en lo personal, en lo particular, pero un Gran Congreso que se precie de serlo debe lanzar profecías hacia lo macro, hacia el país y porque no hacia el mundo… entonces el gran mega giga predicador invitado lanza las profecías esperadas, la cereza en el pastel en medio de tanta bendición a la egolatría espiritual, en medio de ese mole de hedonismo hacia falta el ajonjolí esparcido que dijera al mundo que ese congreso es grande, que los que lo hicieron son amigos íntimos del creador, que ni los apóstoles tenían esas revelaciones tan altas sublimes, espirituales.

Entonces viene la hora, se da el aviso que viene una profecía Grande, importante, que el mundo y sus cimientos serán conmovidos que algo Grande viene, es entonces cuando se lanzan las profecías, o La profecía, grande con detalles pequeños…

Se dice que el país será grande entre los grandes, que el presidente se hará cristiano, que muchas cosas buenas y grandes bendiciones vendrán para el país y que los gringos vendrán a México a pedir dinero prestado, que se aproxima un sexenio de paz, prosperidad y muchísima bendición para México, del cual los “Hijos del Altísimo” tomarían la mayor tajada del toda esta bendición…. Después de un minuto de silencio causado por la conmoción el publico ruge, grita eufórico, llego nuestro momento decían, llego el momento de México dijo en alta voz el gran mega giga predicador invitado…. Con el paso del tiempo las cosas fueron retornando a la realidad.

Hoy a mas de un sexenio del suceso pues México esta en una situación mas precaria que cuando ese congreso fue, el crimen ha crecido exponencialmente causado principalmente por la corrupción de las autoridades de esta gran nación, curiosamente la profecía que se dio, jamás advirtió nada de esto, ni tampoco menciono nada sobre que en México habría mas muertos por día que en algunas zonas de guerra a lo largo del mundo, ni tampoco dijo nada sobre la crisis mundial que se vendría.

Hoy algunos nos que aun tenemos memoria nos preguntamos que rayos paso? Fue un error del hombre? Fue un error del creador? Fue el hombre el que mintió y dijo algo que el creador jamás menciono? … las preguntas están en el aire y siguen sin respuestas, en el pasado muchas profecías venían con advertencias sobre los riesgos, pero por alguna extraña razón tan espiritual que desconozco, esa profecía que se dio hace mas de un sexenio por voz de un gran mega giga predicador solo decía cosas bonitas, no hablaba sobre todo lo malo que se vendría, en algún momento cuestione a los organizadores sobre las profecías incumplidas y sobre todo lo que se vive ahora sus respuestas fueron, nos falto fe, no nos pusimos las pilas, etc… etc…, pero ante preguntas mas concretas sobre como? Donde? Cuando?, sus evasivas no me dejan con la menor duda… realmente no saben lo que dicen.

A mas de un sexenio de esa profecía, parece que lo que paso hace años ha quedado en el olvido y los cristianos no tenemos memoria, ya que hoy como hace años se siguen llenando de profecías hedonistas y ególatras muchos congresos, retiros y demás eventos que populan en el mundo cristiano, algo nos paso y en lugar de crecer, aprender de los errores y caminar rumbo a la tierra prometida seguimos caminando en el desierto en círculos, repitiendo ciclos que hace años debimos de haber dejado atrás, esperando que venga un gran mega giga predicador y nos endulce los oídos diciéndonos que seremos exitosos, prosperados, que cumpliremos nuestros sueños, olvidando que para poder alcanzar todo eso debemos primeramente ser buenos administradores de lo que ahora tenemos y olvidando por sobre todo que en algún punto debemos negarnos a nuestros deseos y deleites buscando un bien mayor, mientras la madures nos llega las profecías mariguanescas seguirán viniendo, yendo regresando para cumplir su objetivo de “animar” al pueblo y de pasada desinformarlo en el proceso.

P.D. Esto no es una crítica, libéreme el Señor de levantar la mano en contra del gran mega giga tera ungido, no, simplemente narro los hechos sucedidos hace años, pero que por alguna razón siguen sucediendo.

La Gran Profecía del Gran Mega Giga Tera Predicador
Por: Leonel Rubio